A veces pienso que no existes

A veces pienso que no existes,

que la realidad apenas llegará a casualidad,

y que un día desaparecerá por el desagüe

junto aquel café que nunca empezamos,

junto las palabras que se quedaron entre los dientes,

y aquellas manos que un día nos buscaron.

A veces pienso que no existes,

cuando te he buscado entre los rostros de la gente,

en la comisura de sus labios, en sus miradas distraidas, en sus noches,

entre los recovecos de mi cuerpo,

por si alguna vez te olvidaste en ellos.

A veces pienso que no existes, 

cuando sin ti esta vida es un lugar inconsumable

y los recuerdos pestañean aún cuando no estamos.

Anuncios

soc desembre

escritura 1-2-1

Soc desembre

i gener, febrer i març

i tots els mesos que hem passat

els meus forats i els teus sorgits

un mar que mai hem vist

una llibreta en blanc

i una de plena al teu calaix

petjades

29304784342_12cc944134_o

 

Petjades d’abans de ser, dins la panxa de la mare, d’acabada de néixer i d’aquelles primeres sabates, del primer dia d’escola, d’aquell primer petó, sobre la sorra de la platja, d’un interrail per Europa, de vidres trencats i d’asfalt a la cara, de pèrdues, de troballes i d’il·lusions frustrades, de camí a l’altar, del desig de ser mare, d’un dia de Sants Innocents i d’un d’estiu a les acaballes, de la primera dent i de totes les primeres vegades, de rialles, petons i abraçades, de decisions, de canvis de rumb, de pactes de paper mullat, de resistència, de resiliència, d’amics, coneguts i saludats, de vida.

{tema de novembre del club d’escriptura: petjades}

 

 

huellas

35772931731_6b9e5a99e0_z

 

Tus huellas respiran en mi piel, de aquel delirio incesante que aún mi insensatez a veces persigue tras cada uno de nuestros recuerdos. El tiempo nos da tregua, pero las huellas nunca desaparecen, siguen ahí, para resurgir en el día, la hora, el minuto menos pensado, que saben cómo colarse por el resquicio de la puerta, esa puerta entreabierta que dejamos por si acaso.

Tus huellas recorren mi cuerpo, cada vez que respiro estos campos que andamos en la distancia, donde imaginamos todos nuestros principios y nuestros finales, mientras vivíamos en un futuro que nunca fue el nuestro, donde cada día languidecía la amistad más fuerte, la que ahora echo en falta por encima de todos aquellos amores imposibles.

He reandado los caminos, desenredado los hilos, amado, odiado y vuelto a amar, y sigues aquí, entre los surcos de mis cicatrices que tantas veces buscaron tus besos, donde se instalaron en la primera vez de dos desconocidos, buscándonos el uno en el otro.

Hoy te escribo estas letras con la certeza que ya no somos los mismos, ni yo nunca te conocí ni tu ahora me reconocerías, porqué ya no recuerdo en qué punto olvidé que existías.

Cuando de las relaciones sólo nos quedan cicatrices, huellas permeables que se nos cruzaran varias veces en la vida, me pregunto cuál será nuestro remedio, aquel que no nos condicione el futuro, nos quite los miedos y las indecisiones.

{tema de noviembre del club de escritura: huellas}

 

por más bolis rojos

papers i bolis (3)2-5

 

Cuando hago fotos te hecho en falta, aun cuando no las hago, pero no esa falta que me hacías antes, sino la falta que nos quedó por corregir, la de los puntos y las comas, la de siempre fui tuya, por más bolis rojos, la de historias a dos tintas, esa forma de mí.

aquesta pau

Euskadi 2018 (59)1-1

 

Se l’havia imaginat de totes les formes, vestida, despullada, sola o acompanyada, fins hi tot creure haver-la viscut, a vegades eterna, dies fugaç, com llàgrimes de sant Llorenç, t’envauca i se’n va. Però avui és i hi podria conviure eternament, aquesta pau.